domingo, 6 de diciembre de 2009

No más decepciones, POR FAVOR!!

365- Day 130 NOT AGAIN!!, originally uploaded by * Pichu *.

La foto que acompaña a este post, fue tomada hace un año para mi proyecto fotográfico "365 days" (1 autorretrato cada día durante un año).

Esa fue la segunda final consecutiva que Cruz Azul perdió. Una final de mucha controversia. Se dice que les robaron la final a los Azules.

"ESE SÍ ERA PENAL!!" Y al parecer, sí lo era, la falta dentro del área sacó a Villaluz de las canchas por meses; pero eso, ya es historia, y lo que realmente me interesa es lo que pase la próxima semana.

Después de lo que yo llamaba el "bi-sub-campeonato" en tono de broma y burla, para que la gente dejara de molestarme con las 2 derrotas consecutivas de mi equipo, Cruz Azul tuvo la peor de las temporadas ocupando el último lugar de la tabla general.

Los aficionados hemos sido decepcionados una y otra vez por "Los Celestes". Sin campeonato durante 12 años, con horribles derrotas en finales, y temporadas, juegos y jugadas para llorar.

No puedo mentir y decir que no estoy emocionada porque mi equipo esté en la final una vez más, sin embargo, esta vez mi entusiasmo no está acompañado de confianza.

No pretendo hacer un análisis futbolístico porque ni soy experta, ni creo que muchos estén interesados en mi opinión al respecto, pero me queda muy claro que de las tres finales a las que ha llegado el Cruz Azul en los últimos dos años, es esta la ocasión en la que más débiles están.

Quienes me siguen en el Twitter ( y no me han "desfolloweado" por mi constante spam cuando veo fútbol, películas, etc), probablemente han leído todo lo que escribiré ahora en este blog.

Cruz Azul tiene una defensa de lo más triste. Una defensa que permitió 6 goles por un equipo como el Puebla (sin menospreciar) en 2 partidos.

De los 7 goles que le permitieron avanzar a las semifinales (a pesar de los 6 en contra), solo dos fueron anotados por delanteros y ninguno por su anotador líder de goleo, Villa, quien prácticamente no se dejo ver durante los cuartos y semifinales.

Sobre las semifinales, si me preguntan, Morelia era el equipo que debía pasar a la final. El Cruz Azul jugó un par de partidos muy malos. Supieron "defenderse", pero hasta donde yo se, defenderse no es la idea del fútbol.

De los 180 minutos jugados, vimos solo unos 30 o 40 minutos de buen fútbol por parte de la Maquina. Si a esto, sumamos el hecho de que errores arbitrales perjudicaron directamente a los de Michoacán, entonces, ¿qué nos queda?

El equipo es definitivamente capaz de hacer un buen papel. Tienen el plantel, tienen el entrenador y el apoyo de una afición hambrienta de gloria, pero la estrategia ya no puede ser la misma por dos razones:

1. El riesgo es enorme. Cruz Azul se salvó con Puebla a pesar de haber recibido 6 goles gracias a que se dejaron hacer 7. Se salvó con Morelia, gracias a una buena reacción y a errores arbitrales.

2. A mi, como imagino que a muchos otros aficionados, no me supo bien el pase a la final. Claro que me gusta y claro que me emociona, pero para mi el fútbol es entretenimiento y ver que un equipo gane (aunque sea mi equipo) con un juego tan espantoso como el que jugaron en Morelia, encerrados y sin ESPECTÁCULO, es casi igual a que perdieran.

Ahora, el equipo al que se enfretan en los siguientes partidos, no será fácil. Monterrey viene de derrotar a dos de los favoritos para campeón y con un impulso moral y psicológico muy fuerte. Monterrey es un equipo que ha demostrado tener, además, una muy buena defensa y potente delantera.

Tanto avanzar, como defender (y más ahora con la lesión de Huiqui, quien se convirtió en jugador titular durante la liguilla), será difícil para el Cruz Azul.

Deben olvidarse de ese juego defensivo y de pelotazos, deben tocar el balón y comenzar a jugarlo, porque esa es la única forma de ganar y de satisfacer a quienes invertimos tiempo y dinero en apoyarlos. Eso, al final, debería ser lo que realmente importara.

Mi conclusión hoy, al definir el pase de Monterrey a la final, fue: "Si Cruz Azul juega la próxima semana de la forma en que lo hizo esta, no tiene nada que hacer en la final".

Aquí ya no importa quién fue mejor durante el torneo, aquí lo que importa es quién da el mejor fútbol.

Mucha suerte a mis Azules y claro que los apoyaré!! Pero por favor, no nos decepcionen más!!

Sus seguidores necesitamos un nuevo campeonato, sí, pero que sea por medio del juego limpio, del juego inteligente y del espectáculo, que, sinceramente, nos quedaron a deber en la semifinal.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Michoman


Hoy ha sido uno de esos días tristes, difíciles.

Hoy a las 8:30 am, buscando a mi gato, que no había regresado de vagar, salí a la calle y lo encontré junto a la llanta de un carro y con mucha sangre debajo de su cabeza.

Grité tan fuerte que salieron algunos vecinos, pero yo no pude ni acercarme.

No voy a escribir sobre cómo murió, ni del por qué creo que mi vecino lo hizo, pero sí del fenómeno tan extraño que es perder a una mascota.

Es un sentimiento muy extraño, es como perder a un miembro de la familia, tan doloroso y tan impactante (y no quiero ni siquiera describirles lo que se siente encontrarlos en las condiciones en las que yo encontré a Michoman hoy)...

La gente no lo entiende, es más, yo misma he tratado de convencerme de que era solo un gato y que afortunadamente los demás estamos bien, pero no puedo. Es increíble como las mascotas se convierten en tu compañía, familia, amigos, confidentes y muchas cosas más que a veces ni con seres humanos puedes lograr.

Me siento tranquila, porque Michoman era el rey de la casa, hacía lo que se le daba la gana, era el más consentido y realmente fue un gato feliz durante los 12 años que vivió.

Desde el momento en que lo vi esta mañana, no me ha dejado de doler la cabeza, no he dejado de llorar ni se me ha quitado ese nudo en el estómago que hasta hace que me den ganas de vomitar, pero la verdad es que recordándolo, me he reído muchísimo.

Por ejemplo, cuando el veterinario hoy me preguntó cual era su nombre completo (para ponerlo en el bote de sus cenizas) dije Michoman, pero me reí por dentro sabiendo que su nombre real es:

"Emiliao Comotupaloa Bazzoongato Prieto Pinto Miche"

También me reí recordando que cuando llegó a la casa, estaba tan bebé que era más cabeza que cuerpo y tenía tantas pulgas, que podíamos ver como corrían en su cabezota.

O imaginármelo en el cielo de las mascotas echándose un duelo de miradas con nuestro hurón William, jajajaja...

Lo mejor: Michoman parecía perro! Le gustaba el jamón, el queso, las salchichas, el yoghurt, la gelatina, el huevo y el chicharrón... XD

Michoman, ya te extrañamos mucho y siempre te recordaremos.